De Cronistas a Guionistas

De Cronistas a Guionistas
Con faldas y a lo loco

martes, 17 de febrero de 2015

Desmontando Whiplash

WHIPLASH: EL TODO O LA NADA

Comenzamos con un redoble de tambor seguido de un rápido y acentuado silencio, el tambor vuelve a sonar de forma violenta seguido de una nueva pausa para la nada, y de repente suena un estruendo, la música baila en nuestra mente y todos nuestros sentidos se activan. De un lado hacia otro, batería, piano, saxo, clarinete, violonchelo la sinfonía invade nuestra alma y Whispash, esa fantástica banda sonora se convierte en nuestro himno. Estoy hablando de una película que ha llegado sin hacer mucho ruido, se ha presentado siendo la chica tímida del grupo y gracias a su explosividad sean cuales sean tus gustos cinematográficos te vas a enamorar de ella al instante. No hablo ya de sus fantásticas actuaciones, JK Simnons esta enorme, sino de todo lo que engloba a esta fantástica historia que hará que los 100 minutos de metraje te parezcan segundos.


Sinopsis
La trama es simple, pero no por ello deja de ser una buena historia sobre el esfuerzo humano. El protagonista Andrew Neiman (Miles Teller) es un joven baterista de jazz cuyo objetivo es triunfar en el mundo de la música y llegar a ser recordado como uno de los mejores de la historia. Terence Fletcher (JK Simmons), un famoso profesor caracterizado por su gran talento como por su métodos ortodoxos para la enseñanza, es el encargado de la dirección del mejor conjunto de jazz del conservatorio, y así mismo del país. Fletcher elegirá a Andrew para formar parte de la banda, algo que cambiará radicalmente la vida del joven.


Es sin duda una de las mejores películas del año desde mi punto de vista. Es una historia que te llega, te convence y si estas en un momento de tu vida en el que dudas de tu capacidad para afrontar los retos que día a día te marcan constantemente seguro que te llega hasta el alma. Su mensaje de lucha incansable, de superación, de querer alcanzar la meta más alta a la que el ser humano pueda llegar en la vida es atronadora. El esfuerzo constante del protagonista por alcanzar su sueño es sobrecogedor, sabe anteponerse a la adversidad y al antagonismo de un director de orquesta que borda su papel como “malo” de la historia. Sin duda una trama merecedora de los Oscar a los que está nominada.
Su puesta en escena, el ambiente jazzístico que nos envuelve durante todo el metraje es asombroso, sientes sin duda la necesidad de coger las baquetas y ponerte tú también a tocar la batería, y desde luego es la empatía que tenemos hacia nuestro héroe, Miles Teller, lo que hace que esta película sea tan buena. Queremos todo, y pese a que Simmons es un ogro, no por ello le odiamos en ningún momento, todo lo contrario, sentimos simpatía por él.
Me gusta el hecho curioso de que durante toda la película el protagonista lleve casi siempre ropa de color blanco, indicando la pureza e inocencia de un estudiante de conservatorio de primer año, y Simmons, director de orquesta, vaya vestido de negro durante todo el largometraje, marcado por la experiencia, la dureza y la responsabilidad de querer llevar a sus alumnos hasta lo mas alto dentro del mundo del Jazz.
Para mí es una película muy recomendable, ya no solo para los amantes de la música y del Jazz, sino para todos los públicos. Dramática y divertida a la par que motivadora. Espero que le vaya todo lo mejor posible durante la ceremonia de los Oscar de esta semana.
Sus nominaciones son 5: Mejor película, Mejor actor secundario, Mejor guión adaptado, Mejor montaje y Mejor sonido.
Aquí os dejo el tráiler de la película:

Mi puntuación es 9/10.
Luis Serrano García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario